.....::    fonte.es     2015-05-12
 

Fragmento de la colisión entre Cosmos 2251 e Iridium 33 caerá a tierra el 14 de mayo


Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir por e-mail
 
El 10 de febrero de 2009 sucedió lo que muchos intuimos alguna vez, que es posible que dos satélites artificiales choquen entre sí. Desde que se lanzó el Sputnik en 1957 hasta hoy el número de satélites ha crecido exponencialmente, La industria aeroespacial ha crecido a medida que se mejoraron las comunicaciones mundiales y la vigilancia planetaria. Muchos satélites se sitúan en órbitas de altura técnicamente "privilegiada" para la función que relizan, por lo que la probabilidad de choque aumenta.

El suceso que estamos relatando resultó ser un accidente muy metafórico: impactaron un satélite de telecomunicaciones ruso abandonado contra otro de telecomunicaciones norteamericano completamente operativo (quizás este hecho revela la falta de entendimiento entre ambas potencias). La colisión de la que estamos hablando tuvo lugar al norte de Siberia, a unos 780 km de altitud. Se estima que de ella surgieron 1000 fragmentos, muchos de los cuales permanecen todavía girando sin ningún tipo de control.

(Pincha sobre la imagen para ampliarla)

El fragmento más grande que quedó tras el impacto fue del satélite ruso Cosmos 2251 y está a punto de caer a la Tierra. De hecho se estima que suceda el jueves 14 de mayo. Actualmente hay unos 3000 satélites operativos orbitando la Tierra, la mayoría a baja altura, entre los 400 y los 800 km de altura. Hay otros 8000 satélites en desuso y también mucha basura espacial. Dicen los expertos que puede haber más de 30.000 objetos mayores que 1 cm orbitando nuestro planeta y poniendo en peligro la integridad del resto de artilugios espaciales incluída la presencia humana en la Estación Espacial.

Y con esto quiero dejar clara una cosa: allí adonde el hombre va, su basura dejará y sus narices dañará! Cuándo aprenderemos!