.....::    fonte.es     2019-02-08
 

Huevos contra el cáncer


Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir por e-mail
 



El Instituto Roslin de la Universidad de Edimburgo ha conseguido gallinas modificadas genéticamente capaces de generar proteínas propias del sistema inmunitario humano. De este modo se podrán obtener medicamentos específicos para combatir enfermedades donde la inmunidad juega un papel clave, tal es el caso del cáncer o las inmunodeficiencias. Los mismos investigadores no han aclarado si han insertado ADN humano en las células de las aves para lograr su objetivo, pero seguramente así ha sido.

 

Huevos contra el cáncer

 


De momento parece que la manipulación genética no alteró negativamente la vida de los pollos ni presentó efectos adversos en su salud pero habrá que esperar unos cuantos años para confirmar la seguridad de esta alternativa sanitaria.



"Todavía no estamos produciendo medicamentos para las personas, pero este estudio muestra que los pollos son comercialmente viables para producir proteínas adecuadas para estudios de descubrimiento de fármacos y otras aplicaciones en biotecnología", ha afirmado la profesora Helen Sang, bióloga del desarrollo en el Instituto Roslin.

 

Huevos contra el cáncer - The Roslin Institute

 

Los medicamentos basados en proteínas, como Avastin y Herceptin, se usan ampliamente para tratar el cáncer y otras enfermedades. Algunos de estos medicamentos solo se pueden producir utilizando técnicas de cultivo celular. El método consiste en cultivar células extraídas de animales o personas en un ambiente artificial controlado. Este método suele ser largo, costoso y parco en la cantidad de productos obtenidos. Los investigadores dicen que su nuevo enfoque es más eficiente, produce mejores rendimientos y es más rentable. Los científicos concentraron sus esfuerzos en dos proteínas esenciales para el sistema inmunológico humano: IFNalpha2a, que tiene poderosos efectos antivirales y anticancerígenos; y el macrófago-CSF, que está involucrado en la reparación de tejidos dañados.



Las proteínas se extraen de los huevos mediante sistemas convencionales de purificación. La proteína que se encuentra en solo tres huevos es suficiente para producir una dosis de un medicamento dado. Como cada pollo puede poner hasta 300 huevos al año, el proceso podría amplificarse fácilmente para producir grandes cantidades de fármacos, mucho más económicos, dicen los investigadores.



El siguiente paso en el desarrollo de esta tecnología podría ser la manipulación genética de otros animales para extraer proteínas de su carne o de su leche. De hecho, la insulina ya se obtiene masivamente mediante ingeniería genética de bacterias. La técnica es similar, pues consiste en introducir el gen humano encargado de codificar la insulina en el anillo de AND de la bacteria Escherichia coli. Luego, el metabolismo de la bacteria genera el fármaco. Una vez se acumula una cantidad suficiente de insulina en el cultivo, se extrae y se depura.



Para obtener insulina se ha probado de todo: científicos argentinos manipularon genéticamente vacas para producir leche enriquecida en pro-insulina humana. Así se evitaría tener que purificar la proteína, pues únicamente habría que consumir la leche. Lo mismo ocurre con el cártamo (Carthamus tinctorius L. o azafrán bastardo), que se ha modificado para que produzca insulina humana en sus semillas.