.....::    fonte.es     2019-04-15
 

La foto más cara de la historia


Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir por e-mail
 



"Phantom", de Peter Lik (1999), fue hasta ahora la imagen más cara de la historia. La vendió a un coleccionista particular por 6,5 millones de dólares. Se trata de una escena en el interior de una caverna, donde un rayo de luz que se cuela entre las rocas forma un halo fantasmagórico con el polvo que levita en el ambiente.



phantom, de Peter Lik



En cuanto al precio, las fotografías de la naturaleza se llevan la palma. La segunda del ranking (Rhein II de Andreas Gursky (1999), vendida por 4,3 millones de dólares), es una imagen idealizada del Rin. Gursky manipuló digitalmente la escena original, quitando a la gente que estaba paseando por la margen del río y también las fábricas de fondo. Dijo que así se obtenía una perspectiva precisa y sin distorsiones del paisaje fluvial.



Rhein II, de Andreas Gursky

Una imagen reciente, menos artística pero mucho más esperada, ha roto todos los récord. Su título es "Agujero negro Messier 87*" y la ha realizado un equipo de 200 personas del EHT (Event Horizon Telescope). Aunque no tiene valor comercial, ha costado obtenerla unos 50 millones de euros, y eso sin tener en cuenta el montante correspondiente al equipo fotográfico: 9 radiotelescopios VLBI de última generación, dos superordenadores, y otros gastos extras de menor consideración.



La foto está retocada digitalmente con técnicas de interferometría, mucho más avanzadas que el Photoshop pero igual de eficaces. Como en la foto de Gursky, hubo que quitar las distorsiones atmosféricas, los apantallamientos del polvo galáctico, el ruido de fondo y las variaciones producidas por los instrumentos de observación. Total, que hubo que "promediar" estadísticamente la información recogida en centenares de discos duros y hacer interpolación de 5 petabyts de datos.



Agujero negro m87

Cada radiotelescopio grabó durante 4 días las señales de microondas procedentes del centro de la galaxia elíptica M87. Si, se observa el cielo con microondas como esas con las que calentamos la leche por la mañana. En concreto unas de 1,3 mm de longitud (entre 227.1  y  229.1 GHz). Los receptores se sincronizaron al segundo y se dispusieron de tal modo que fueran capaces de funcionar como uno solo aparato del tamaño de la Tierra y con una capacidad de resolución nunca vista hasta ahora. Han conseguido batir en mínimo angular en una fotografía (lo opuesto a un gran angular). Se centraron en una región que solo ocupa 50 microsegundos de arco, apuntando a un objeto tan alejado de nosotros como 50 millones de años-luz. Algo así como sacar una foto desde la Tierra a un Donuts colocado en la Luna, o como ver una paja desde 10.000 km de distancia.



Se puede decir que es la gran foto de los tres "50 millones":  50 millonésimas de segundo, 50 millones de años-luz y 50 millones de euros. Reducir tanto el campo de visión es caro. Reducirlo 10 veces más para ver el horizonte de sucesos podría costar 500 millones.



Han teñido la imagen de tonos naranja para hacerla más digestiva, más cercana a lo que deseamos ver. En realidad no es de ningún color ya que solo muestra intensidades de la radiación sincrotón que produce la materia circundante al caer sobre la singularidad a altísima temperatura (109 K). El horizonte de sucesos, ese misterioso velo que oculta la monstruosa aberración natural, es demasiado pequeño para ser visto ya que solo ocupa 4 microsegundos de arco que, a esas distancias, es tanto como nuestro sistema solar entero (hasta la heliopausa, a 70 UA, el doble que la distancia a Plutón). En él se ocultan nada menos que 6500 millones de masas solares, algo así como una galaxia entera metida en una minúscula región.



Zoom al agujero negro M87*





Después de más análisis de datos, el equipo espera resolver algunos misterios sobre los agujeros negros, como por ejemplo, cómo es el que tenemos en el centro de nuestra galaxia, la Vía Láctea, denominado Sagitario A*. En un primer momento parecía que iban a desvelar su imagen y no la de M87*, pero resultó que Sagitario A* es un agujero muy revoltoso que no se estaba quieto para la "instantánea" y que no paraba de esconderse tras los matorrales galácticos.



Otra incógnita que desea revelar el equipo del EHT es cómo M87* arroja un chorro brillante de partículas cargadas a miles de años luz en el espacio, jet del que salen brotes de rayos gamma ultraenergéticos (BRG).



Jet de m87

Y, por último, os dejo un vídeo explicativo de lo que pasa en el agujero negro de la galaxia M87.





Red mundial de telescopios llamada Event Horizon Telescope (EHT)

Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA) en Chile
Atacama Pathfinder Experiment telescope (APEX) en Chile
Large Millimeter Telescope Alfonso Serrano (LMT) en México
IRAM 30 m telescope on Pico Veleta (PV) en España
Submillimeter Telescope Observatory en Arizona
James Clerk Maxwell Telescope (JCMT) en Hawái
Submillimeter Array (SMA) en Hawái
South Pole Telescope (SPT) en la Antártida
El Telescopio de Groenlandia se unió al consorcio en 2018

Dos superordenadores:
En cada estación se digitalizan y almacenan los datos en discos duros, que luego se mandan por avión al observatorio Haystack del MIT en Massachusetts (EE UU) y al Instituto Max Planck de Radioastronomía en Bonn (Alemania) ya que no es posible enviar con seguridad tantos datos por Internet.


Y aquí va una imagen de la Luna extraída con un radiotelescopio de microondas. Con esta imagen uno puede hacerse a la idea del "realismo" de la imagen del agujero negro M87*.

Lúa vista cun radiotelescopio de microondas