.....::    fonte.es     2016-03-15
 

Maceta de auto-riego de fabricación casera


Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir por e-mail
 

Somos muchos los aficionados a las plantas de interior. Y es que en casi todos los hogares hay alguna plantita al pie de un ventanal o adornando la esquina luminosa de alguna habitación. Las plantas de interior dan un toque de vida y color a un entorno estéril, relajan la mirada y aportan compañía. Muchos nos fijamos en las diferentes formas que adoptan durante su crecimiento y nos congratula verlas saludables y vigorosas.

Entre los trucos para que las plantas de interior gocen de buena salud está el riego adecuado. La mayoría de ellas requiere una dosis de humedad suficiente pero no elevada. Las plantas no se deben encharcar. Mucha gente las riega por arriba y no es la mejor opción. Otros las tenemos en tiestos con agujero inferior y con un platito que rellenamos de vez en cuando. A mi me ha pasado varias veces que se me ha caído líquido del plato al parquet y luego tener que limpiar. Peor es darte cuenta demasiado tarde de que el plato cerámico es algo poroso y humedece la madera que hay por debajo. También resulta bastante frecuente que nos olvidemos de regar las plantas (sobre todo en períodos vacacionales), y al secarse la tierra, se mueran.

Una de las soluciones más acertadas para resolver estos problemas es comprar una maceta de auto-riego. Estas macetas tienen un depósito para el agua en su parte inferior que se rellena desde arriba por un tubo. Estos recipientes son de materiales plásticos que no dejan salir el agua. El depósito va liberando agua hacia la tierra a través de las ranuras y poros que contiene. El agua asciende entre la tierra por capilaridad y así mantiene a la planta en unas condiciones de humedad idóneas.

El problema de estas macetas es que son caras. Los modelos "económicos" que he visto en el mercado y en Internet oscilan entre 20 y 60 euros. Pensando en esto se me ocurrió hacer un par de macetas en un rato de tiempo libre. Son muy fáciles de construir pues los materiales son muy comunes y baratos. Teniendo un poco de maña podemos completar un par de ellas en menos de una hora. Aquí os dejo el procedimiento:


A.- Primero debemos disponer de los siguientes utensilios:

Materiales: Dos macetas de plástico tirando a altas, dos platos de plástico que encajen en el fondo de las macetas, dos tubos de PVC (u otro plástico rígido), una barra de pegamento termo-fusible y dos pajitas.

Herramientas: Alicates, un tornillo con tuerca de 4x50 mm o aproximado, una arandela del mismo diámetro que los tubos de PVC y que se pueda sujetar al tornillo, un soplete o mechero de gas, un objeto punzante(opcional).

B.- Para montar las macetas procederemos de la siguiente manera:

B.1.- Montamos el utensilio fabricado con el tornillo y la arandela. Tendrá el aspecto de una válvula de un motor de explosión y nos servirá para agujerear el platillo a medida del tubo. Para ello calentamos la arandela con el mechero o soplete hasta que permita fundir el plástico. Con este dispositivo hacemos un agujero en el borde del platillo.

B.2.- Hacemos un agujero cerca del extremo del tubo de PVC para dejar salir el aire del depósito cuando lo llenemos con agua.

B.3.- Introducimos el tubo de PVC en el platillo por el agujero que hicimos antes con el tornillo caliente. Dejamos el agujero muy próximo al borde interior del platillo. Pegamos el tubo y el platillo con cola termo-fusible de modo que quede ligeramente inclinado hacia fuera.

B.4.- Colocamos el platillo con el tubo en el fondo de la maceta. No hace falta pegar todo el perímetro del platillo con el borde interior de la maceta ya que por esa ranura circular que queda saldrá el agua que necesite absorber la planta.

B.5.- Colocamos dos puntos de cola termo-fusible en los extremos de la pajita de refresco para sellarla. La pajita servirá para medir el nivel de líquido del depósito. Al introducirla por el tubo de PVC y echar agua, si rebosamos el límite de llenado del depósito, la pajita saldrá hacia afuera y dejaremos de llenar. También sabremos cuado el depósito está vacío pues veremos que la pajita se hunde por completo.

Ahora es el momento de rellenar con tierra y colocar la planta en la maceta. En el ejemplo que se muestra en las imágenes, el recipiente es de 10 litros y el depósito inferior se completa con un litro de agua.