.....::    fonte.es     2019-05-28
 




Antroposimios


Científicos del Instituto de Zoología Kunming de la Academia China de Ciencias, en colaboración con científicos estadounidenses de la Universidad de Carolina del Norte, acaban de hacer público un estudio sorprendente: han introducido genes humanos en monos para averiguar si su inteligencia mejora (la de los monos). El artículo se puede consultar en la National Science Review de Oxford Academic.



mono rhesus


Los científicos insertaron el gen humano MCPH1 en 11 monos rhesus, 8 de los cuales fueron obtenidos de una primera generación y otros tres de la segunda. Los investigadores sometieron a los monos a visualizaciones de pantallas que eran memorizadas por aquellos (los monos), a corto plazo, bajo algún tipo de recompensa. Los investigadores constataron que los antroposimios adquirieron mayor capacidad intelectual que sus homólogos no clonados ya que recordaban mejor lo que habían visto en los monitores.



Más tarde introdujeron sondas intracraneales en algunos ejemplares para estudiar la evolución neuronal de su sistema nervioso. Observaron que el tamaño de su cerebro no difería del de los monos del grupo de control. A pesar de ello, los animales tardaron más en desarrollar por completo el encéfalo ya que la mielinización se retrasó, al igual que sucede en el desarrollo humano (proceso conocido como neotenia).

El equipo concluyó lo siguiente: "Nuestros hallazgos demostraron que los primates no humanos transgénicos (excluyendo las especies de simios) tienen el potencial de proporcionar información importante, y potencialmente única, sobre preguntas básicas de lo que realmente hace que los humanos sean únicos, así como trastornos y fenotipos clínicamente relevantes, como trastornos neurodegenerativos y de comportamiento social que son difíciles de estudiar por otros medios. Pero tales ganancias deben ser invariablemente sopesadas contra posibles preocupaciones éticas ".



antroposimio anís del mono



Este estudio demuestra, además, la imperiosa necesidad que tienen algunos científicos de obtener logros a costa de lo que sea. El objetivo está claro: alcanzar notoriedad en la oligarquía científica neofeudal, luchar contra el Alzéimer.



El proceso bio-farmacológico consiste en fabricar seres con cerebro semi-humano, (conscientes o no), susceptibles de sufrir variedad de daños neurológicos y luego intentar revertirlos a base de medicamentos que luego serán vendidos a los ministerios de sanidad del mundo entero (deliberadamente caros a la vez que imprescindibles).



Lo que un día H. G. Wells imaginó en su novela "La Isla del Doctor Moreau" se ha hecho realidad, ya no en un territorio pequeño y olvidado en medio del océano, sino en un país de 1200 millones de habitantes con leyes rígidas para la clase obrera y laxas para la oligarquía, que abraza tanto al capitalismo agresivo como al comunismo militar (cual gato de Deng Xiaoping, de color variopinto tirando a ocre).




La isla del Doctor Moreau