.....::    fonte.es     2016-04-18
 

El ferrado y otras medidas


Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir por e-mail
 



En Galicia aún se siguen usando medidas tradicionales que carecen de uniformidad y rigor. En las escrituras de propiedad, en las compraventas y en los testamentos se emplean para describir superficies y volúmenes, a la par del sistema métrico decimal.  De todas ellas la unidad más conocida en toda Galicia es el ferrado, medida que en cada ayuntamiento adquiere un valor diferente. Además, un ferrado tanto sirve para medir superficie como volumen. ¿Y esto cómo es posible?



El objeto "ferrado de trigo" es un prisma rectangular truncado que equivale a unos 15 litros de volumen de trigo (medida que varía de unos lugares a otros), y es la cantidad que se estimaba se podía sembrar en un "ferrado de tierra". Y aquí está el problema, que en unos sitios se sembraba más vasto que en otros. Tampoco coinciden los ferrados de distintos cereales. Un ferrado de maíz es más grande que un ferrado de trigo, alrededor de un 30%, y también varía por zonas.



Otra medida relacionada con el ferrado es el "cuartillo". En la mayoría de lugares de Galicia, un cuartillo equivale a la venticuatroava parte de un ferrado (1/24 partes de un ferrado). Esta peculiar forma de dividir está muy alejada del sistema métrico decimal. Se usaba un sistema vigésimo-cuartal (donde el 6 es empleado como sub-base), porque el número 24, en términos matemáticos, es un número "abundante", un número con muchos divisores (1, 2, 3, 4, 6, 8, 12), que también se aproxima a 25, multiplo de 5. Esto nos lleva a una forma sencilla de división entera que facilitó la repartición de tierras entre los herederos y que causó el problema del minifundio en Galicia.



El valor de un ferrado varía mucho entre los distintos ayuntamientos de Galicia. Un ferrado equivale a un celemín castellano, que abarca aproximadamente 537 m2 de extensión.



Distintos tipos de ferrado



Otras medidas usadas tradicionalmente para medir superficies son:

Copelo: En Ourense equivale al cuartillo.

Cunca: Se usó en las Rías Baixas y equivale a la doceava parte de un ferrado.

Fanega: Servía para medir extensiones de terreno grandes. Equivalía aproximadamente a 12 ferrados.



Estas y otras medidas variaban si la finca estaba dedicada a labradío, a regadío o a viña. Así, un ferrado de viña casi siempre era diferente a un ferrado de labradío, sobre todo en las Rías Baixas.

Aquí os dejo otro enlace a una página donde aparecen miles de medidas tradicionales y sus equivalencias más frecuentes.